Tanto la fibra de vidrio como la aramida se utilizan como refuerzos a la tracción en cables de fibra pero su comportamiento es muy distinto.

La fibra de vidrio tiene como principal función proteger el cable frente al ataque de los roedores, para ello es necesario  que la fibra de vidrio no esté endurecida con epoxi. Lo cual facilita su aplicación ya que es flexible y adaptable a la superficie del cable. Al no haber sido tratada con epoxi las fibras que la componen se separan fácilmente.

Esta cualidad es la que ayuda a ahuyentar a los roedores ya que al atacar el cable, cuando llegan a la capa de fibra de vidrio sus filamentos se incrustan en el hocico causándoles una sensación altamente desagradable que provoca su alejamiento del cable. Esta protección será lógicamente mayor, cuanto mayor sea la capa de fibra de vidrio en el cable. El ataque continuado acabara por eliminar la capa de fibra de vidrio por lo que para conseguir una protección realmente alta contra roedores se recomienda el acero corrugado.

Para su manipulado y uso en máquina se oferta con distintos grados de impregnación o apelmazante.

La fibra de vidrio aporta resistencia a la tracción al cable, pero recordemos que su empleo es para ahuyentar a los roedores, es decir esta tracción no se va a conservar en el tiempo ya que la intención es que se deposite en el roedor que ataca el cable.

Por contra la aramida conserva sus propiedades a lo largo de la vida útil del cable pero a cambio no ofrece ningún tipo de protección frente a roedores.

Su mayor virtud es la gran resistencia a la tracción aportando poco peso y volumen al cable. Debido a una baja elongación y alto modulo de elasticidad, por esto es la elección para cables ADSS en los que se necesita una gran resistencia a la tracción pero el tamaño del cable ofrece un efecto negativo así como la necesidad de un peso reducido.

El módulo de Young de la aramida es aproximadamente un 40% mayor que el de la fibra de vidrio, para una resistencia a la tracción similar la fibra de vidrio necesaria pesará  4 veces más, ocupando un mayor volumen en el cable, en cuanto a costes la aramida puede llegar a multiplicar por 10 el precio de la fibra de vidrio.

Ambas se suministran en cabos de diferentes tamaños para una mejor aplicación en los cables y afectar lo menos posible a la forma externa.

fibra de vidrio, aramida

 

 

 

 

Más información en info@keynet-systems.com  o 976 860 021

279 View